Escuela Montessori Montevideo

Còmo aplicar la Metodología Montessori en el Aula

El método Montessori considera al niño como eje central del proceso de aprendizaje. Se parte de la idea de que el ser humano tiene una predisposición natural para aprender. Solo es necesario satisfacer su innata curiosidad, poniendo a su alcance los recursos necesarios para ello. Es evidente que estos postulados difieren de la práctica pedagógica tradicional y plantean ciertos retos al docente.
Para aplicar la metodología Montessori en el aula el maestro debe asegurarse de crear el ambiente apropiado. Igualmente supone un cambio de paradigma con respecto al rol de los adultos y la forma de relacionarse con el niño.
Existen algunas orientaciones básicas que deben guiar la práctica docente y a continuación haremos un breve repaso de ellas.

El espacio físico y los materiales

Lo primero que debemos tener presente es que el niño es capaz de construir su propio aprendizaje. Este no solo contempla la formación académica, sino que pretende alcanzar un desarrollo integral, que comprende aspectos físicos, sociales, emocionales y cognitivos.

Los niños deben tener libertad de elección, pero como bien apunta la doctora Montessori: “Para que tal elección sea correcta es preciso que al niño le rodee un ambiente especialmente preparado para el desarrollo de su estructura física y psíquica. En tal ambiente, y con la posibilidad de elegir las actividades que sus impulsos internos le solicitan, el niño sigue su propio método de aprendizaje. Lo que el niño espera del adulto es que le ayude a hacerlo por sí mismo”.

Por este motivo es tan importante contar con un ambiente preparado. Esto se refiere a la adecuada disposición del espacio y sus elementos. 

Ante todo, el aula debe estar ordenada, con los materiales clasificados y en perfecto estado.
El espacio físico debe ser suficientemente amplio y luminoso. Debe contar con el mobiliario necesario para la realización de los ejercicios, pero sin estar sobrecargado. Con respecto a los muebles, estos deben adaptarse a la figura infantil. No se trata solamente de regular su altura, sino que deben proporcionar un soporte cómodo para los niños.

Asimismo, los colores serán preferiblemente de tonos cálidos y alegres, buscando siempre la armonía estética. Es importante que el ambiente ofrezca los estímulos que el niño requiere, pero evitando objetos innecesarios que obstaculicen el movimiento dentro del aula. Cada elemento debe cumplir una función y contribuir al desarrollo de los niños.

Los materiales didácticos deben ser accesibles para los pequeños. Por ello, los estantes y librerías deben colocarse al alcance de sus manos. Todo debe tener un lugar preciso y los niños deben responsabilizarse por el orden y cuidado de todos los elementos. El maestro debe establecer las normas de uso desde el primer momento y asegurarse de que se cumplan.

El método Montessori busca que el niño desarrolle su potencial, con base en la experimentación y el descubrimiento de su entorno. Pero es necesario que esta libre exploración se realice en un ambiente bien estructurado. Esto facilitará la asimilación de las nuevas experiencias y le brindará seguridad.

ambiente preparado montessori (1)

La dinámica

Las escuelas Montessori no solo se diferencian en sus características físicas. También se distinguen por la conformación de los grupos. Así, en un aula Montessori podremos encontrar niños de diferentes edades. En un aula inicial habrá niños entre 1 y 3 años, mientras que en el siguiente nivel estarán los de 3 a 6 años. 

Los pequeños se agrupan según su ritmo de aprendizaje y no siguiendo rígidas normas definidas por la edad. De esta manera, los más chicos aprenden, por imitación, de los mayores. Además, nos aseguramos de que cada niño tenga la oportunidad de seguir su propio ritmo de aprendizaje, pues la promoción al siguiente nivel se producirá cuando se hayan alcanzado los objetivos.

Otra característica resaltante de las aulas Montessori es la organización de las áreas de estudio. Aunque se cumplen los objetivos del currículo oficial, la forma de abordarlos es completamente diferente. La clase se divide en áreas y se le da libertad al alumno para trabajar los contenidos de acuerdo a sus intereses. Esto les permite avanzar de acuerdo a su ritmo y construir el aprendizaje en función de sus propios esquemas de organización mental. Es importante permitir al niño explorar por sí solo. De esta manera no solo facilitaremos la asimilación del contenido, sino que estaremos reforzando su concentración y autoconfianza.

Por otra parte, el acercamiento a las materias tiene siempre un componente sensorial. El método Montessori promueve la experimentación mediante el uso de todos los sentidos. Esta es la razón por la cual la mayoría de las escuelas Montessori cuentan con áreas especiales, como huertos o granjas. En estos espacios los niños tienen la oportunidad de tener una experiencia directa con la naturaleza. El uso de los elementos naturales no se limita a los temas de ciencias, sino que, por ejemplo, pueden utilizarse frutas reales para enseñarles a contar.

edades mixtas en montessori

El adulto

Sin lugar a dudas en este aspecto es donde notaremos el cambio más radical. La figura del maestro adquiere otra dimensión, pues debe abandonar su condición de amo y señor de la clase y convertirse en un guía. Su rol NO será el de impartir conocimiento, sino el de propiciar las ocasiones para que el niño construya su propio aprendizaje. Su principal tarea será la de crear un ambiente idóneo para que los alumnos desarrollen sus capacidades cognitivas y espirituales. 

Además de garantizar el ambiente preparado y la disponibilidad de los materiales, el docente deberá estar siempre alerta. La observación será su principal herramienta para detectar las necesidades de los niños. Gracias a ella podrá presentarles las actividades y materiales apropiados para cada fase de su desarrollo.


Asimismo, al introducir un ejercicio debe explicar cómo se utilizan los materiales y las normas de cuidado. En las fases iniciales deberá fomentar los hábitos fundamentales. Estos se refieren a la higiene, alimentación, convivencia y tareas básicas dentro del aula. Como en todo proceso nuevo, la repetición nos ayudará a conseguir los objetivos, sin necesidad de imposiciones o castigos. Así, lograremos mantener la disciplina del grupo, pues los pequeños lo asumirán como un compromiso personal.


Para poder llevar a cabo tan vastas tareas, en las aulas Montessori generalmente hay dos maestros. Uno asume el papel de guía, encargándose de la presentación de los materiales y la observación individual de cada niño. Mientras, el co-guía supervisa el ambiente de la clase, para garantizar el óptimo desenvolvimiento de las actividades.

 
Ambos deben evitar intervenir en los procesos, pues cualquier ayuda no requerida o comentario, puede romper la concentración de los niños. Es indispensable que el niño tenga espacio y autonomía para poder explorar a su ritmo y completar su aprendizaje.

guia montessori

Características fundamentales del aula Montessori

La Association Montessori Internationale (AMI) y la American Montessori Society (AMS) han definido una serie de condiciones para las escuelas Montessori. Estas son:

Aulas de edades mixtas: los niños se agrupan por franjas de edad de tres años. En las escuelas montessori generalmente encontramos ambiente Nido de niños de 4 meses a 16 meses (hasta que caminen), ambiente comunidad Infantil de niños de 1,5 a 3 años, ambientes Casa de Niños desde 2½-3 años a 6 años, Taller 1 de niños de 6 a 9 años, taller 2 de niños de 9 a 12 años. 

Libertad de elección de las actividades: los alumnos pueden seleccionar, entre las opciones presentadas, los ejercicios que más les interesen en cada momento.

Tiempo de trabajo ininterrumpido: los bloques de clases se estructuran en franjas de tres horas de duración cada uno.

Modelo de aprendizaje constructivista: los contenidos se aprenden mediante la exploración directa y el descubrimiento, no a través de sesiones de instrucción o exposición del docente.

Uso de materiales educativos especializados: la metodología Montessori ha creado materiales para cada tipo de ejercicios. Por lo general, estos elementos son fabricados con materiales naturales y tienen características específicas de forma y color.

Entorno preparado: tanto las condiciones físicas del aula, como la organización de los materiales sigue unas pautas precisas. Deben ubicarse al alcance de los niños y estar clasificados por áreas temáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.